Me llamo Bego, soy valenciana y llevo desde 1996 dando guerra. Vivo en Asturias, donde todos los días son maravillosamente grises, y tienen un toque romántico difícil de entender.
Estoy casada con el mejor ser humano del planeta (que es un gran videógrafo, puedes ver su trabajo aquí ) y juntos vivimos mil aventuras haciendo lo que más nos gusta: retratar el amor de muchas parejas a las que preferimos llamar amigos.
 

 

MI MISIÓN

Tal vez suene muy a agente 007, pero considero que todos tenemos nuestra misión en la vida, y tengo claro que la mía es ser feliz mientras proyecto el amor de otras parejas en mis fotografías. 

El mundo necesita darse cuenta de que el ser humano alberga más amor que odio, que prefiere besar a luchar, que su lugar está desnudo en la cama y no en un campo de batalla, y que la cárcel con más delincuentes es aquella que nosotros mismos hemos creado para encerrar nuestros instintos.


Cuando la gente mira mis fotografías, quiero que sientan lo mismo que cuando leen dos veces la misma línea de un poema.
— Robert Frank