¿Te imaginas poder revivir el día de tu boda siempre que quisieras?

Para ello, necesitas tenerlo todo, no solo los posados estéticos y perfectos.

Nos gusta coger todos los momentos, las sonrisas, las lágrimas, a tu sobrino dándolo todo, a la hija de tu amiga dormida entre dos sillas, y el gesto tan simpático que hiciste cuando el DJ se confundió de canción. TODO, envasado al vacío, sin fecha de caducidad, sin límite de reproducciones, para siempre. Para recordar a los que ya no están, o para mostrárselo a los que no estuvieron.

 

 

CÓMO TRABAJAMOS

Para poder captarlo todo, hay que estar al pie del cañón desde el minuto 1.

 

PREPARATIVOS

Comenzamos unas 4 horas antes de la ceremonia (prácticamente desde el inicio)

 

  • Preparativos de la NOVIA, la delicadeza del maquillaje, el dinamismo del peinado, las damas de honor emocionadas al verte por fin vestida, el gintonic previo, y la cara de pilla cuando mires el reloj retrasándote adrede.
  • Preparativos del NOVIO, más rápidos, pero no por ello exentos de momentos únicos.

Cubrimos ambas situaciones, dividiendo nuestras fuerzas si estáis lejos, o unificándolas si es posible.

 

CEREMONIA

Normalmente revisamos la zona unos días antes, nos gusta charlar con el responsable del lugar, o cura, para saber que todo saldrá bien, para estar seguros de cómo podemos movernos, y pasar completamente inadvertidos.

BANQUETE

El aperitivo y banquete son unos de los pilares fundamentales de una boda.

Estaremos con vosotros de principio a fin del aperitivo, captando la evolución de la embriaguez de todos los presentes!

Pero tranquilos, no nos gusta incomodaros, por eso solemos retirarnos mientras estáis en el banquete...a nadie le gusta que le hagan fotos mientras disfruta comiendo un chuletón.

Eso sí...el corte de tarta, la entrega de detalles, y al camarero riñendo a un invitado por fumarse el puro dentro del restaurante...no nos lo perdemos!!

 

 

FIESTA

Como fotógrafa he de reconocer que mi parte favorita de una boda es el baile nupcial (o primer baile de los novios como marido y mujer), siempre me emociono.

Solemos estar entre 1 y 2 horas después de este momento, cuando consideramos que el resultado del reportaje está en su punto óptimo.

A partir de este momento, tranquilidad y fiestón!

Podréis disfrutar tranquilos, sabiendo que los recuerdos de vuestro día están a buen resguardo, y desmelenaros (que os lo tenéis ganado) sin una cámara pendiente.